Demasiada gordura … ¿para tener sexo?

teens_8 (1)

Escrito por Russ Greene en Agosto 3, 2016 – traducido y publicado en los erres por Blas Raventos.

La tasa de obesidad de la juventud ha despegado mientras que la actividad sexual se ha hundido.  Source.

Los adultos solían preocuparse si sus hijos adolescentes tenían mucho sexo. Ahora se preocupan por adolescentes que tienen muy poco sexo. Tomemos el artículo de ayer en el Washington Post, “ Washingtpost.doc –

La data sobre las tasas de sexo en la secundaria son atrapantes:

Y no se trata tan sólo de estudiantes de secundaria que han dejado de hacerlo. La tendencia de la ausencia de sexo ha continuado para personas en sus 20´s. El Post¨* informa que, …

“… 15 por ciento de personas  de entre veinte a veinticuatro años no han tenido sexo desde cumplir los 18… , subiendo desde 6% en los comienzos de los 90s”

Aún así el artículo del Post* titubea cuando intenta explicar por qué más personas jóvenes están evitando el sexo. Les pide a algunos jóvenes sexualmente inactivos que se expliquen. Sam Wei adjudica que siente “la conversación intelectual más estimulante y más placentera que tener sexo a veces.” OK, pero quién dijo que estos son mutuamente excluyentes?

Un jugador de videojuegos de 18 años llamado Noah Patterson justifica su ausencia de sexo al adjudicar que “no va a ser algo que las personas te pregunten por tu currículum.” Claro, Un virgen comparó tener sexo con probar un ítem de una carta nueva de un café.  

“Me genera curiosidad  en un plano físico, del mismo modo que me genera curiosidad la forma en que un sándwich sabe , pero no es como la curiosidad de manejar.”

Quizás consideremos estas explicaciones de modo escéptico, y no tan sólo por que vengan de personas que eligieron exponerse como vírgenes en un periódico de alcance nacional. Cualquiera que haya intentado ayudar a un amigo con su nutrición sabe que las explicaciones de comportamiento a menudo se desvían de una lectura estricta de la realidad.

Qué es lo que estos científicos sociales están diciendo? Jean Twenge, una profesora de psicología en la Universidad de SAn diego, le apunta a los celulares inteligentes

Este fue el grupo que de verdad comenzó a comunicarse más a través de pantallas, y en persona, con sus amigos, menos.

Tomemos Tinder igualmente. Las personas usan sus smartphones para encontrar parejas sexuales, no sólo para evitarlas.

Los expertos también sugieren la necesidad de “espacios seguros” y un miedo a las acusaciones de violación como posibles causas.

Asombrosamente, nadie en el artículo menciona al elefante en la habitación: tasas escandalosas de obesidad y enfermedades crónicas. En el mismo período el sexo en la escuela secundaria se hundió, y las tasas de obesidad adolescente casi se duplican.   

Graph by Derek Fields, based on CDC data.

Podría todo esto ser una coincidencia? Tasas de obesidad juvenil despegando hacia el cielo ulterior podrían conceviblemente tener nada que ver con menos personas jóvenes teniendo sexo. Hay acaso alguna evidencia efectiva de la obesidad dismminuyendo la actividad sexual (más allá de nuestras experiencias de la vida real?)

Lo que un estudio francés encontró,

… mujeres obesas terminaron siendo 30% menos probables parejas sexuales de alguien en los últimos 12 meses. Hombres obesos fueron 70% menos probables parejas sexuales para más de una pareja sexual en el mismo período.  

Podría ser que simplemente haya sido más difícil para los obesos atraer parejas sexuales, pero esa no es la historia completa. EL mismo estudio encontró que los hombres obesos fueron “dos veces y media más probables víctimas de disfunción erectil.” Algunos científicos sospechan que los alimentos obesogénicos tales como gaseosa pueden contribuir directamente a la disfunción erectil. Un estudio danés de 2010 incluso encontró

Consumo alto de gaseosa fue asociado con concentración reducida de esperma y menor suma total de esperma. (>14 0.5-L bottles/week)

Lo bueno es que Coca mantuvo su promesa de no teledirigir su mercado a niños, de otro modo el futuro de esos niños sería desalentador.

Y no sólo se trata de que estos sean obesos-millones de personas dentro de rangos normales de peso sufren de todos modos de diabetes tipo 2. La disfunción sexual es “extremadamente común” entre diabéticos tipo 2, pero pueden rápidamente mejorar sus vidas sexuales al arreglar sus dietas. Los investigadores australianos descubrieron que “una pérdida modesta de peso de 5% resultó en una rápida reves a los problemas urinarios y sexuales, dentro de las 8 semanas. “

 

No estamos afirmando que la epidemia de enfermedades crónicas sea el único factor previniendo a la mayor porción de los jóvenes de tener sexo. Sin embargo, es absurdo que el W P y sus citados expertos eviten considerar si el cambio más significativo en la salud pública de las pasadoas dos generaciones podrían tener algo que ver con tendencias de salud sexual. Si lo que quieren es verdaderamente comprender lo que ha ocurrido con la capacidad sexual de América, Twenge y sus compañeros investigadores deben mirar más de cerca a las relaciones entre obesidad, enfermedad crónica e inactividad sexual. De que modo el pocentaje de  obesidad entre los sexualmente activos se compara con el de los virgenes? qué tal la diabetes tipo 2 para ambos ?

Dos souvenirs finales: San Francisco debería considerar agregar “contribuye a la virginidad y a la disfunción eréctil” a sus etiquetas de advertencia para las gaseosas. Y los condones Troyanos podrían considerar unirse a la coalición anti gaseosa.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s